La Sombra

Por Don Benito Pérez Galdós

Sinopsis

Este relato breve fue la primera incursión en la escritura del maestro Galdós, aunque la publica tras su primera obra, «La Fontana de Oro«. En 1870.

La Sombra
  • Galdós, Benito Pérez (Author)

Esta presentación literaria ya contiene algunos de sus componentes inconfundibles, como son su sentido del humor, sus detalladas descripciones y los personajes estrafalarios, que abundan en sus novelas; si bien tiene la peculiaridad que no se abarca en la temática realista, que será la tónica general y característica principal de la obra galdosiana.

“La sombra” es un cuento fabuloso y, sobre todo, psicológico.

Toca el tema de la obsesión (inevitable que recuerde a los personajes de Zweig) mezclado peligrosamente con una imaginación exuberante, que, como se define en el comienzo, es “la loca”.

El Doctor Anselmo (tenue parodia del Fausto de Goethe), protagonista ridículo y, al unísono, digno de compasión, nos narra su caída en desgracia por su gran maldición: una fantasía exagerada, reconocible con la locura.

La sombra que producen las dudas, ya sean reales o imaginarias, va a ser el origen de las desventuras de este Otelo radical; con un poder tal, que puede materializar su obsesión, con capacidad de personificar y dar la vida a su miedo más íntimo y devastador.

La narración va ganando enteros según avanza el razonamiento, y se va adentrando en la personalidad del confuso doctor. 

Reseña

Escrita entre la villa de Madrid y una larga estancia estival en Canarias.

La sombra ha sido definida por los galdosistas como audaz ensayo narrativo de un escritor casi novel.

Relato filosófico y fabuloso con claros antecedentes fáusticos y cervantinos, aliñados con todo cuanto en literatura había impresionado al joven Galdós: los demonios tentadores de Balzac, las fantasías de los cuentos de Hoffmann, los relatos fabulosos de Edgar Allan Poe, los cuentos de brujas de su infancia y, de modo más claro y en el universo literario de España, la novela de Cervantes.

El receloso extremeño, cuyo protagonista, Anselmo, le va a prestar también el nombre al personaje de Galdós.

Con esos materiales, Galdós edifica a su atormentado y onírico doctor Anselmo, doctor Fausto celtibérico y mesetario, cuya obsesión —los celos— se extiende o materializa en una sombra que a su vez se divide o bien germina. Como una célula o bien un guisante, en otros 2.

Sobre la revuelta mesa de ensayos (del protagonista y del autor) se mezclan mitologías, costumbrismo, nociones de neurología y arte, y un sin fin de peripecias imaginativas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad